Sábado 15 de diciembre 11:00 – 12:30 en Sukhmaani Yoga Studio, Alcanfores 29, Las Águilas, CDMX

*Cupo limitado a 20 personas

Una invitación a Body Love Yoga de Anna Chapman

Cuando comencé a practicar yoga pensaba que algunas personas eran buenas para yoga, y yo no era una de esas personas. Recuerdo ver a mi alrededor y no ver a nadie que se viera como yo. Recuerdo sentir vergüenza instantánea acerca de mi cuerpo gordo, que detonaba una espiral para la resolución de perder peso de una vez por todas. Cuando comencé a practicar yoga estaba perdida en un mundo de gordofobia, y no sabía que había una salida que no involucraba perder la mitad de mi peso corporal o ponerme pants de Lululemon. Pensaba que la yoga se trataba de hacer parado de cabeza y balance con los brazos enfrente de paisajes de playa como lo veía en Instagram.

Lo que he aprendido desde entonces es que la yoga es la vida, y que la práctica de asana (los movimientos que aprendemos en clase) es solo una fracción de lo que compone la práctica completa de yoga. Encontré la meditación y el poder rejuvenecedor del compromiso con la quietud. Encontré yin yoga y yoga restaurativa, que me dejaban sintiéndome como si hubiera recibido un masaje de una hora. En mi entrenamiento de 200 horas como maestra aprendí que mi práctica de hecho se trataba de re-cablear la conexión entre el movimiento y mi cuerpo, estaba haciendo una sintonización fina de la comunicación entre cuerpo, mente y espíritu al mismo tiempo que ultimadamente aprendía cómo confiar en mi cuerpo para intentar cosas que mi mente nunca pensó que yo podría hacer. Si nunca hiciste parado de manos y ruedas de carro cuando eras niña, tu cuerpo no tendría orientación para ese movimiento, y por supuesto se sentiría muy temeroso como adulto.

 

La práctica de Body Love Yoga es encontrar un refugio seguro en el cuerpo, conectar con la respiración y movernos desde un lugar de arraigo. Cada vez que llegamos al tapete estamos en un lugar nuevo y distinto. En el mundo occidental en el que vivimos, es muy fácil quedarnos atrapadas en la idea de ser “buenas” y hacer las cosas “bien”; sin embargo, te invito a practicar encontrarte contigo misma una y otra vez. Te invito a encontrarte con tu cuerpo con amabilidad y atención amorosa, a sentir la incomodidad al mismo tiempo en que confías en que la única constante es el cambio.

Mi esperanza para esta práctica es que todos los cuerpos se sientan seguros de encontrarse consigo mismos en el tapete, que sin importar cuál es tu experiencia o nivel de comodidad te hagas presente para ti misma. Hacerte presente para ti significa escuchar señales de descanso y señales de fortaleza, modificar la práctica para encajar en donde estás hoy en vez de en donde piensas que deberías estar. Lo que he aprendido a través de mi práctica es que tengo permiso de ocupar tanto espacio como necesite. Que ocupar espacio es un acto radical de autocuidado y un camino claro para amar mi cuerpo. También quiero compartir que la práctica de amor corporal… tal y como la práctica de Body Love Yoga, es una práctica. Hay días de contento encarnado sin esfuerzo, y días en que me veo en el espejo y no reconozco este cuerpo que habito. En esos días es más importante encontrarme de nuevo en el tapete, y pasar algún tiempo familiarizándome con este maravilloso cuerpo mío.

Me encantaría extenderte esta invitación a ti también: Ven a practicar conmigo en un espacio libre de vergüenza, libre de verificación corporal. Ven a encontrarte con tu cuerpo en un espacio lleno de personas encontrándose con su cuerpo. Es momento para que ocupes tu espacio en el tapete y fuera de él. Es momento para abrazar el regalo del bienestar encarnado. 

Body Love Yoga es una práctica basada en aceptación que incorpora Asana, meditación, atención plena (mindfulness) y arraigo. Todos los niveles, tamaños y personas son alentados a unirse a esta práctica, que entiende y apoya el hecho de que cada persona se verá diferente en cada postura, puesto que ningún cuerpo es igual a otro. Esta práctica alienta utilizar props para apoyo, hacer preguntas y sentir cada postura para descubrir qué es lo que se siente mejor para cada cuerpo. Este es un espacio para conectar de manera profunda. Esta práctica entiende que eres la única autoridad en tu cuerpo, y te invita a escuchar profundamente para descubrir qué se siente bien y qué no. Pedimos que cada persona ocupe tanto espacio como quiera y necesite. Este es un tiempo para autocuidado radical, y para encontrar al cuerpo con Maitri (bondad amorosa incondicional). 

Para quién es esta clase

Esta clase es para todos los cuerpos, y está pensada especialmente para ti que vives en un cuerpo grande y/o con limitaciones en capacidad física. Para ti que no te sientes bienvenidx en espacios convencionales de yoga. Para ti que no has encontrado un espacio de movimiento en donde tu cuerpo, tal cual es, sea el centro de la práctica grupal. Para ti que necesitas hacer ajustes en las posturas por el tamaño, la forma y/o el nivel de capacidad física de tu cuerpo.

Acerca de Anna

He pasado la mayor parte de mi vida esperando… A tener la talla perfecta, el trabajo correcto, encontrar la persona adecuada. Viendo mi vida pasar sin darme cuenta de que era mía para vivirla.

Finalmente llegué al momento de darme cuenta de que mi cuerpo estaba funcionando ¡tal cual necesitaba funcionar! Mi cuerpo es gordo y eso está bien. Mi cuerpo no está roto, y aun así necesito sentir y trabajar el trauma de vivir en un mundo gordofóbico.

Hacer las paces con el hecho de que no seré distinta de cómo soy en este momento ha requerido de un trabajo serio de conciencia. Y finalmente sé algunas cosas.

  1. No estoy rota… Nadie lo está.
  2. Mi cuerpo es un regalo… que tengo que cuidar con compasión.
  3. Mi cuerpo es mi maestro y al mismo tiempo una hermosa distracción de mi mundo interno.
  4. Mi peso ha sido mi mayor regalo, me trajo de regreso a mí misma.
  5. Mi práctica es continuar desarrollando un canal claro de comunicación con mi cuerpo para cultivar confianza.
  6. La conciencia es necesaria para una vida plena.
  7. El amor te mostrará el camino si lo dejas.
  8. Mi cuerpo solo responde a largo plazo a la amabilidad y la compasión.
  9. Ser humano es muy, muy difícil.
  10. Trabajar con personas que están aprendiendo a aceptar y confiar en sus cuerpos es mi cosa favorita.

Hoy no podría decirte cuánto peso porque dejé de medir mi valor en kilos. Hago yoga y bailo y juego. Como cosas que me hacen sentir viva. Me escribo notas de amor a mí misma, y le canto canciones a mi cuerpo en el espejo. La mayor parte de los días me siento muy agradecida y amo este cuerpo pero a veces lo odio, y en esos días es cuando más aprendo. Intento traer Gozo, Compasión y Amabilidad a todo… Pero a veces la Duda, la Tristeza, la Comparación y el Dolor se me pegan. Estoy comprometida con la idea de que no hay un punto final, simplemente un largo camino de recordar una y otra vez.

Detalles logísticos

Cuándo: Sábado 15 de diciembre 11:00 – 12:30. Al terminar la clase eres bienvenidx a tomar té con nosotrxs.

Dónde: Sukhmaani Yoga Studio, Alcanfores 29, Las Águilas, CDMX

* Anna impartirá la clase en inglés, y habrá traducción al español por parte de Pilar Muguira, miembro del equipo de Mindful Eating México

Donativo consciente: Queremos mantener esta actividad lo más accesible posible y al mismo tiempo necesitamos cubrir la renta del espacio y queremos ofrecer una remuneración justa a Anna por la clase y a Pili por la traducción.

Hemos establecido tres niveles de donativo

Beca: $250 MXN

Sostén: $500 Este monto nos permite ofrecer una remuneración a Anna y a Pili

Generosidad: $750 Gracias, nos estás ayudando a ofrecer una beca para quienes no pueden cubrir el monto completo.

A continuación puedes hacer tu pago por PayPal. Si prefieres hacer tu registro en efectivo, puedes hacerlo directamente en Sukhmaani Yoga Studio, su teléfono de contacto es 55931293 (horarios lunes a jueves 7:00 – 13:00 y 16:00 – 21:00, viernes y sábado 9:00 – 13:00).

Registro