¿Quieres saber si nuestros servicios son para ti?

  • ¿Tienes una historia crónica de dietas?
  • ¿Pasas por ciclos de restricción/comer en exceso?
  • ¿Tienes atracones? Da clic aquí para tomar el test de atracones.
  • ¿Haces ejercicio de manera compulsiva o utilizas medidas compensatorias por haberte “portado mal” con la comida?
  • ¿Comes compulsivamente o en respuesta a estrés o ciertas emociones?
  • ¿Tienes alguna condición médica por la cual necesites hacer cambios en tu alimentación o perder peso, incluyendo diabetes?
  • ¿Tienes alergias o intolerancias alimentarias y te está costando trabajo eliminar ciertos alimentos?
  • ¿Tienes sentimientos de rechazo o incomodidad relacionados con tu cuerpo, figura o peso? Da clic aquí para tomar el test de imagen corporal
  • ¿Tienes un trastorno alimentario diagnosticado, o sospechas tenerlo a pesar de no haber recibido un diagnóstico?
  • ¿Quieres aprender a nutrirte de manera integral?
  • ¿Quieres aprender a meditar e incorporar la práctica contemplativa para vivir con mayor plenitud y alegría?

Si contestaste que sí a una o más de estas preguntas, ¡no dejes de beneficiarte de nuestros servicios!

¿Por dónde comenzar? Da clic aquí.

Consulta también el Top 10 de Razones para Practicar Alimentación con Atención Plena:

10. Estás agotada(o) de obsesionarte con la comida todo el tiempo… qué tienes permiso de comer, qué vas a comer cuando acabes esta dieta, qué acabas de comer, y ¡cómo ocultar la evidencia!

9. Porque sientes que no eres la única persona que lucha con la comida (¡no lo eres!) y dentro de ti sabes que tiene que haber otro camino (¡sí lo hay!)

8. Has escuchado acerca de este asunto de mindfulnessmindful eating, o alimentación con atención plena y te hace sentido, pero necesitas que alguien (¡nosotros!) te enseñe cómo aplicarlo a tu vida día-a-día y a tu relación con la comida.

7. En serio necesitas un espacio para darte un respiro y refrescarte. Además (como si necesitaras una razón para justificarte), ¡cuidarte a ti te ayudará a cuidar mejor de los demás!

6. Quieres conectar con personas que te entiendan.

5. Quieres dar (o recibir) un regalo muy especial a un ser querido (piensa en pareja, madre, hija, padre, hermana, amigo, ¡o TÚ!)

4. Alguien más te prepara comidas maravillosas con mucho amor. Tu único trabajo es descubrir cómo comer lo que amas y amar lo que comes.

3. No puedes recordar la última vez que disfrutaste mover tu cuerpo.

2. Quieres aprender a cultivar aceptación y compasión por ti mismo(a).

Y la razón número uno…

1. Cuando tu relación con la comida está fuera de equilibrio, tu vida se vuelve más y más limitada – ¡así que has decidido cultivar la vida plena y gozosa que ansías!